Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

June 2, 2017

La matrícula de la universidad, unos lentes nuevos y la jubilación no se parecen en nada… pero la ley de impuestos dice otra cosa. Si sabes cómo y en dónde ahorrar tu dinero, es posible pagar estos gastos con dinero con ventajas fiscales o en algunos casos, dinero libre de impuestos.

Prepárate para Gastos de Vida Mayores con Cuentas con Ventajas Fiscales

Cuentas de retiro individual (IRAs por sus siglas en inglés) y 401(k)s son los dos ejemplos más conocidos de estos tipos de cuentas. Pero no son los únicos. Con los gastos médicos y de la educación en mente, hay que considerar los siguientes tipos de cuentas y como podrías usar una para ayudarte a ti o a tu familia.

Invierte tu fondo para la universidad en un plan 529. Los planes 549, patrocinados por los estados, son de dos tipos. Los planes de la matrícula pre-pagada te permiten fijar la tasa de interés hoy para uso futuro en matriculas “en-estado” y los planes de ahorros 529 para la universidad te permiten invertir tus ahorros basados en tus objetivos y tolerancia al riesgo. Las contribuciones no son una cancelación de impuestos federales, pero si inviertes en el plan del estado, puede ser una cancelación de los impuestos estatales.

Como nuevos padres, mi esposa y yo tomamos la decisión de empezar la preparación para la educación de nuestro hijo con un plan 529 de ahorros para la universidad. Sin embargo, el estado en donde vivimos no ofrece un incentivo fiscal. Después de hacer mucha investigación, escogimos establecer la cuenta en otro estado.

Muchos estados les permiten a los no residentes invertir en sus planes 529 y puedes comparar los beneficios del estado, las opciones para invertir, cuotas y reglas para las contribuciones cuando escoges el plan. Las redes de planes de ahorros para la universidad (College Savings Plans Network, CSPN por sus siglas en inglés) tiene herramientas para comparar los planes 529 por características o por el estado.

Si el dinero se usa en gastos educativos calificados, como las matrículas, cuotas o suministros escolares, no hay que pagar impuestos federales (y es posible que tampoco tengas que pagar impuestos estatales) en las ganancias de inversión.

Proporciona el apoyo financiero para una persona discapacitada utilizando una cuenta ABLE. Una discapacidad que cambia la vida puede suceder en cualquier momento. Siguiendo la ley de Lograr una Vida Mejor (ABLE por sus siglas en inglés) en 2014, ahora los estados pueden patrocinar cuentas de ahorros ABLE. Como los planes 529, las contribuciones pueden ser deducibles de impuestos a nivel de estado y las ganancias de inversión se pueden sacar libres de impuestos para pagar gastos calificados que están relacionados a una discapacidad mental o física.

Los beneficiarios deben cumplir dos criterios para calificar para una cuenta ABLE: la discapacidad debe haber comenzado antes de los 26 años de edad y debe tener "limitaciones funcionales marcadas y severas". Cualquier persona puede contribuir a la cuenta ABLE de un beneficiario, y hay un límite en las contribuciones anuales totales - $14,000 en 2017.

Para los individuos que tienen una discapacidad y aquellos que están cuidando a un ser querido, una cuenta ABLE puede ayudar a manejar y planear las finanzas. En general, si tienes una discapacidad no calificas para recibir algunos tipos de asistencia del gobierno federal si tienes más de $2,000 en bienes. Los primeros $100,000 en una cuenta ABLE no cuentan contra el límite de servicios que no son de Medicaid, y el saldo total de la cuenta no cuenta contra el límite de Medicaid.

Colectivamente conocido como ABLE 2.0, hay varias leyes nuevas que podrían aumentar la contribución anual para aquellos que tienen una discapacidad y están trabajando, aumentar la edad de elegibilidad a 46 años y permitir que las familias transfieran dinero de un plan 529 de ahorros para la universidad a una cuenta ABLE.

Haz los gastos médicos más asequibles con una FSA. Algunos empleadores ofrecen una Cuenta de Gastos Flexible (FSA por sus siglas en inglés) como un beneficio para sus empleados. Los empleados pueden financiar las cuentas guardando una porción de sus cheques de pago. Y así puedes gastar el dinero en gastos médicos calificados, incluyendo exámenes de ojos, lentes y procedimientos dentales, sin tener que pagar impuestos.

Las cuentas FSA tienen una provisión de úsalo o piérdelo, y el dinero que no usas podría ser perdido al final del año. Los empleadores pueden, pero no tienen que, dejar que los empleados transfieran hasta $500 cada año o darles un período de gracia, otros dos meses y medio, para usar el dinero.

En resumen: Pagar para la educación superior, cubrir los gastos médicos y ahorrar para la jubilación son tres objetivos financieros importantes. Incorporar las cuentas con ventajas de impuestos en tu plan a largo plazo puede ser un win-win para la cartera. Podrías ahorrar dinero ahora reduciendo tus impuestos y bajar tus costos efectivos más tarde sacando y utilizando el dinero para los gastos calificados.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir